I Foro de Economía Circular y Diseño en Valencia

El I Foro de Economía Circular y Diseño, #ForoECD, organizado por la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana con financiación de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), ha reunido a expertos internacionales y a un centenar de agentes implicados en la evolución del sistema –del sector público, privados y sociedad civil- con el objetivo de reflexionar sobre la aportación del diseño a los retos que plantea la sostenibilidad a nivel mundial.



“Tenemos que abordar estos retos con un enfoque estratégico, amplio y multidisciplinar. Otro modelo es posible si todos trabajamos para construirlo. Desde la ADCV estamos trabajando ya en una plataforma que recoja y aúne todo lo relacionado con la economía circular de la Comunitat Valenciana para aprovechar sinergias y acelerar el proceso”, ha afirmado Ángel Martínez, presidente de la ADCV, en el #ForoECD.



Científicos y expertos coinciden en que el planeta se enfrenta “de forma clara e inequívoca” a una emergencia climática y que “tenemos 20 años, a lo sumo, para cambiar los procesos”, advirtió Jordi Morató, coordinador de la Cátedra UNESCO de Sostenibilidad de la UPC.



En el Foro de Economía Circular y Diseño han participado, también, Katie Beverley, directora de investigación de International Centre for Design and Research Ecodesign Centre de la Cardiff Metropolitan University. Marcel Den Hollander, doctor en Diseño de Producto Circular en Delft University of Technology. Roy Vercoulen, cofundador & CEO de Circular IQ, ganador del ‘European Supply Chain Start-up’. Marvin Henry, investigador en Economía Circular del Copernicus Institute of Sustainable Development. Sara Arjmandnia, coordinadora de Circular Economy Club, y Vasileios Rizos, investigador y director de Recursos Sostenibles y Economía Circular en Center for European Policy Studies (CEPS).


Estos expertos han concluido que el diseño es el factor clave para implantar sistemas de economía circular en las empresas. Además de que los productos en los que se aplica un diseño circular son más innovadores, minimizan sus impactos negativos en el medio ambiente y refuerzan los positivos, junto a que refuerzan el resto de requisitos técnicos, económicos, normativos y de funcionamiento.


Esto es así porque el diseño está presente en todo el proceso y la vida del producto, desde su forma, composición y materias primas, a cómo se va a producir, transportar y comercializar, su utilidad y funcionalidad, su durabilidad –rompiendo con las prácticas que buscan la obsolescencia- y las opciones de reutilización, recuperación o reciclaje al final de la vida útil para la que fue concebido. Se trata de producir y consumir de forma más responsable y eficiente, minimizando la utilización de materias primas y energía, en línea con el ODS 12 y la Agenda 2030.


Más Info: Pagina web ADCV